Se encuentra usted aquí

Un hospital Amic

Tranquilizar, hacer reír, dar confort, acompañar, recibir y dar solidaridad, conectar, divulgar… estos son los retos de las actividades de Hospital Amic. Un programa con un gran objetivo: mejorar la experiencia de los niños hospitalizados. Te presentamos algunas de sus actividades:

  • Child Life: reduciendo el miedo

    ¿Cómo es el quirófano? ¿Qué hay en la UCI? ¿Cómo será la operación? Son preguntas que todos los pacientes pequeños pueden hacerse antes de una intervención. Para resolver las dudas y tranquilizarlos, contamos con nuestra Child Life, una profesional sanitaria con conocimientos de psicología y enfermería. Ella muestra a los pacientes los diferentes espacios, les pone máscaras y gorros de cirujano, y juega con los niños a operar un muñeco de trapo. El objetivo es conseguir que la experiencia de ser intervenido no sea tan traumática.

  • Payasos de hospital: la terapia de la sonrisa

    En el hospital de día, en las habitaciones, en el edificio de psiquiatría Itaka e incluso en quirófano… Están por todas partes, y hacen que los beneficios de la sonrisa lleguen a cada pequeño paciente. Son los payasos de hospital, nuestros profesionales de la interpretación con formación sanitaria especial.

  • Voluntarios: compañías solidarias

    Llevan batas diferentes, regalan su gran altruismo y hacen que el Hospital sea un lugar más hospitalario y aún más humano. Más de 300 voluntarios entretienen a los niños con dibujos y juegos, cuidan de ellos si los padres necesitan un poco de descanso y acompañan a las familias en los momentos que más se les necesita.

  • Musicoterapia: el mejor sonido del hospital

    Nuestras musicoterapeutas llevan los beneficios de la música a todos los pacientes. Con su carrito lleno de instrumentos musicales visitan las habitaciones, organizan conciertos y hacen de los sonidos, los ritmos y las melodías un buen complemento para mejorar la estancia en el hospital.

  • Espacio de Asociaciones: voces que ayudan

    Cuando un niño debuta en una enfermedad, tiene mucho sentido acercarse a las asociaciones de pacientes: ofrecen información y apoyo. El hospital dispone de un espacio para facilitar el encuentro de los familiares y las respectivas asociaciones.

  • Interiorismo: entornos agradables

    Simpáticos animalitos, escenas de cuento, personajes de fantasía, paisajes mágicos….
    El imaginario infantil se extiende poco a poco por todos los espacios del hospital. En las zonas decoradas se crea una atmósfera agradable para que la percepción de los pacientes pequeños no sea tan negativa.

  • Intervenciones asistidas con perros: emoción y eficacia

    Bamba, Laika y Cuca son unas amigas muy especiales. Hacen sonreír, emocionar y muchas veces parecen entender a los pequeños y saber en cada momento qué necesitan. Adiestradas por una profesional con mucha experiencia, las tres perras del hospital ayudan al paciente a enfrentarse a los nuevos retos que pueden aparecer con la enfermedad.

  • La Escola dels Pins: para seguir conectados

    El equipo de maestras invita a los niños a pasar los días que están ingresados en compañía de otros niños en un espacio acogedor que les ayuda a normalizar la vida cotidiana. Si no pueden asistir al aula, reciben atención en sus habitaciones o, incluso, se pueden conectar vía webcam.

  • El Arte como ayuda a la terapia: creando para expresar el mundo interior

    Papel de seda o de celofán, tijeras, lápices de colores, cola… siempre hay emociones que se pueden expresar a través del arte. Por eso, nuestra arte-terapeuta intenta que a través de un mundo de recursos artísticos, los pacientes puedan  dejar volar la imaginación, fomenten la creatividad y expresen sentimientos a lo largo de su hospitalización. Su objetivo principal: conseguir conocer el mundo interior del niño, superar juntos la situación difícil y que pueda salir reforzado de ella.

  • Mediación cultural: para entender mejor lo que pasa

    En inglés, francés o árabe, hay cosas que son difíciles de entender, incluso en la propia lengua. Por eso, a través de la mediadora cultural, el hospital cuenta con un recurso muy importante para explicar adecuadamente todo lo relacionado con la enfermedad del  niño o la niña, incluso las indicaciones que los profesionales necesitan que la familia  comprenda después de la vuelta a casa.